Distinguido Sr. Yukiya Amano, Director General del OIEA
Distinguidos Miembros de la Presidencia
Distinguidos Invitados
Cuba agradece el alto honor de haber sido invitada a intervenir en esta sesión de la Conferencia Internacional sobre el Programa de Cooperación Técnica: Sesenta años y más allá, y aprovecha la oportunidad para transmitir un reconocimiento a todo el personal del Departamento de Cooperación Técnica por estos 60 años de arduo y fructífero trabajo.
Nuestro país es Estado Miembro del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) desde su fundación en 1957, pero no es hasta 1977 que se ejecuta el primer proyecto nacional de Cooperación Técnica.
Desde entonces, el Programa de Cooperación Técnica entre Cuba y el OIEA ha sido un ejemplo exitoso de cooperación. Los beneficios de este programa han alcanzado los sectores más priorizados del país como la salud humana, la agricultura, la industria y el medio ambiente, a través de la implementación de proyectos nacionales, regionales e interregionales.
Durante estos 40 años Cuba ha ejecutado 111 proyectos nacionales y ha participado en 173 proyectos regionales y 24 proyectos interregionales, alcanzando una tasa promedio anual de implementación superior al 90%. Como resultado de esta cooperación Cuba se ha beneficiado con más de 740 becas, 350 visitas científicas y la experiencia de 700 expertos internacionales.
Nuestro país participa activamente en el marco del Acuerdo Regional de Cooperación para la Promoción de la Ciencia y Tecnología Nucleares en América Latina y el Caribe (ARCAL), donde somos hoy el punto focal del sector de salud humana en la región.
El impacto de esta cooperación es significativo en la formación de recursos humanos, en áreas tan importantes como la atención a pacientes con cáncer y otras enfermedades no transmisibles, las cuales son responsables del deterioro de varios indicadores de salud en la región, como el número de años de vida  perdidos, la malnutrición infantil y las enfermedades cerebro vasculares.
Gracias a los proyectos ejecutados, hoy el país puede producir prácticamente la totalidad de los radiofármacos y compuestos marcados que demandan los módulos de medicina nuclear, ha incrementado sus capacidades de conducir estudios clínicos y preclínicos para el desarrollo de nuevos fármacos, y en los últimos años ha comenzado a realizar modestas exportaciones a países del área.
En el sector de Salud además, se cuenta con un laboratorio para estudios de composición corporal con equipamiento de avanzada y recursos humanos altamente calificados que ha permitido realizar valiosos estudios sobre malnutrición infantil, impactando en las estrategias nacionales de prevención para edades infanto-juveniles. Igualmente están disponibles servicios de nefrología y cardiología nuclear que cumplen con los estándares internacionales.
El Programa de Cooperación Técnica ha contribuido también a la ejecución de los programas nacionales relacionados con el mejoramiento de los rendimientos agrícolas, el uso eficiente de los suelos, la obtención de nuevas variedades y la conservación de alimentos.
Bajo estos proyectos se han obtenido mediante radiomutagénesis nuevas variedades de arroz, caña de azúcar y tomate, se han acreditado laboratorios para el control de la contaminación inorgánica y radiactiva de alimentos, se asimiló la técnica de radioinmunoanálisis para incrementar la producción de leche y la reproducción del ganado y se han realizado evaluaciones de la degradación de los suelos aplicando las tecnologías nucleares e isotópicas, que han contribuido a introducir en el país mejores prácticas para el uso eficiente del suelo y el agua en la agricultura.
En el área de Agua y Medio Ambiente contamos con tres laboratorios pertenecientes a la Red ALMERA y un centro reconocido en la región para estudiar y monitorear el ambiente marino y los ecosistemas costeros. Se ha establecido una red nacional de laboratorios analíticos que prestan servicios para la conservación y cuidado del medio ambiente. Adicionalmente, el uso de las tecnologías nucleares e isotópicas ha contribuido al mejoramiento de la gestión de las principales cuencas hidrográficas del país, la vigilancia de la contaminación atmosférica y el monitoreo de residuales industriales. Todos estos logros han sido posible por la participación de Cuba en diferentes proyectos de cooperación técnica.
Con la asistencia del OIEA, el país ha fortalecido las capacidades nacionales para la realización de estudios de planificación energética, ha creado facilidades de irradiación y ha desarrollado las tecnologías de irradiación de diferentes productos.
La Seguridad Nuclear y Radiológica así como la Seguridad Física son pilares fundamentales para la aplicación de las tecnologías nucleares y estas han sido áreas priorizadas por Cuba. Gracias al apoyo recibido del OIEA, nuestro país tiene un sistema regulatorio acorde a los estándares internacionales; se garantiza la vigilancia radiológica de todos los trabajadores ocupacionalmente expuestos, el público y el medio ambiente; se realiza la gestión segura de los desechos radiactivos y las fuentes en desuso; se tiene implementado un sistema de preparación y respuesta a las emergencias radiológicas y se cuenta con capacidades metrológicas reconocidas para la medición de dosis y actividad.
Distinguidos participantes:
El Programa de Cooperación Técnica de Cuba se ha distinguido por su carácter bilateral y así lo reconoció el Director General del OIEA, Sr. Yukiya Amano, durante su visita a Cuba a finales de septiembre de 2013, donde calificó al país como un “miembro muy activo del OIEA” y destacó sus avances en el empleo pacífico de la energía nuclear y en los proyectos de cooperación
En la conferencia impartida en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en los marcos de ésta visita, el Sr. Amano destacó que nuestra cooperación era “una vía de doble sentido” y que Cuba es un importante contribuyente al programa de cooperación técnica del Organismo, no solo como beneficiario, sino en la transmisión de sus experiencias y conocimientos a otros países, así como la participación de sus laboratorios y centros de investigación en proyectos regionales.
Nuestro país ha retribuido el apoyo recibido del OIEA contribuyendo principalmente a la formación y entrenamiento de recursos humanos de otros Estados Miembros. Cuba a lo largo de estos 40 años ha realizado más de 1000 misiones de expertos, ha entrenado en sus instalaciones a más de 200 becarios de todas las regiones y más de 700 especialistas se han capacitado en cursos impartidos en nuestro país.
Durante todos estos años de cooperación técnica entre Cuba y el OIEA, la clave del éxito ha radicado en el ejercicio constante de alinear de forma efectiva el programa de cooperación técnica con las prioridades y recursos nacionales, la participación activa en programas regionales e interregionales y en aprovechar las capacidades nacionales desarrolladas para contribuir al desarrollo de otros países, lo que a su vez incrementa nuestra experiencia y competencia.
Entre las historias de éxitos reconocidas en los últimos años podemos mencionar: el mejoramiento del servicio de medicina nuclear en la Habana, el uso de ostras como centinelas marinos para la protección contra mariscos envenenados, la producción de membranas de hidrogel para tratar pacientes quemados, el fortalecimiento de la cardiología nuclear en Cuba, el mejoramiento de la gestión de desechos radiactivos y el uso de técnicas nucleares e isotópicas para identificar los riesgos y vulnerabilidades de zonas costeras en Cuba.
En la visita que el Director del Departamento de Cooperación Técnica del OIEA, Sr. Dazhu Yang, realizara a Cuba el pasado mes de marzo quedó oficialmente inaugurado el Observatorio Regional del Caribe para el estudio de la Acidificación Marina que brindará importante información relacionada con el cambio climático.
Por las razones antes mencionadas, Cuba considera el Programa de Cooperación Técnica del OIEA como un mecanismo efectivo de cooperación y transferencia de tecnología, que contribuye a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Han pasado cuatro décadas desde el primer proyecto de cooperación y los retos que alentaron a los pioneros de esta iniciativa siguen en pie, ajustados lógicamente a las nuevas realidades y experiencia acumulada. Muchos de los sueños se han hecho realidad y han crecido junto a científicos, tecnólogos y expertos de indiscutible prestigio que habitan esta isla del Caribe. El capital humano, los valores que compartimos y el apoyo del OIEA han hecho la diferencia y convertido en realidad lo aparentemente imposible.
Distinguidos participantes:
Reitero nuestras felicitaciones a todos los directivos del OIEA, a sus oficiales y demás miembros del Organismo, que junto a los directivos y especialistas cubanos han hecho posible los logros alcanzados.
Finalmente quisiera ratificar el firme compromiso de Cuba de continuar trabajando con el OIEA como hasta ahora, más allá de estos 60 años por el objetivo común de hacer realidad el actual lema de la Organización: “Átomos para la Paz y el Desarrollo” sostenible de todos los pueblos.
Muchas gracias